Acindar nace en octubre de 1942 como consecuencia de la escasez de acero ocasionada por la II Guerra Mundial, que amenazó seriamente el proceso argentino de industrialización y frenó una parte importante de la actividad productiva del país. En este contexto, y consciente de la necesidad de comprometerse con las comunidades de su entorno, el Ing. Arturo Acevedo junto a un grupo de empresarios sentaron las bases de un proyecto que aún hoy sigue vigente.

La primera planta productiva estuvo ubicada en la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) y comenzó sus operaciones con 450 obreros. En su primer año, logró una producción aproximada de 3.500 toneladas de acero. Luego de años de crecimiento, Acindar traslada su planta productiva a un predio más grande y con mejor funcionalidad industrial en la ciudad de Villa Constitución (Santa Fe). Allí se concretará el gran proyecto de montar una planta siderúrgica integrada, que incluya el proceso productivo desde el mineral de hierro hasta el producto final, logrado con la inauguración de las plantas de Reducción Directa y Acería.

Debido a su crecimiento y necesidad de diversificar su producción, durante las décadas de los años setenta y ochenta, Acindar adquirió la empresa Santa Rosa y se fusionó con la firma Gurmendi, produciendo productos trefilados en la planta de La Tablada (provincia de Buenos Aires). También inauguró la planta Indema en la ciudad de Villa Mercedes (provincia de San Luis), donde actualmente se producen mallas y clavos.

De esta manera, Acindar se posicionó como una de las mejores productoras de acero en el país. Con este prestigio, se fusionó con la empresa brasileña Belgo Mineira, perteneciente al grupo siderúrgico Arcelor. Después, las empresas Arcelor y  Mittal, líderes en producción y facturación de acero a nivel mundial respectivamente, conformaron el Grupo ArcelorMittal.

Hoy, Acindar Grupo ArcelorMittal es parte del grupo productor de acero N°1 del mundo. Con operaciones en más de 60 países, el Grupo produce más de 100 millones de toneladas al año, lo que representa aproximadamente el 10% de la producción mundial.